La versión en castellano es una traducción automática. Si encuentra algún fallo, por favor, envíenoslo a : tradutor@parlamentodegalicia.es

Legisla con nosotros

Proposición de ley de iniciativa legislativa popular de medidas para la garantía de los derechos lingüísticos en el ámbito socioeconómico. (10/PPLI-000002)

Proposición de ley de iniciativa legislativa popular de medidas para la garantía de los derechos lingüísticos en el ámbito socioeconómico

Opiniones

1 - Escrito por Elena Álvarez Martínez el 03/03/2017 13:45

El siguiente trabajo consiste en un comentario sobre la técnica normativa de la Proposición de ley de iniciativa legislativa popular de medidas para la garantía de los derechos lingüísticos en el ámbito socioeconómico. Hay que tener en cuenta que una buena técnica legislativa es sinónimo de seguridad jurídica y coherencia interna del ordenamiento jurídico. En el análisis de esta norma comenzaremos por su estructura, que debe ser la siguiente: Título de la disposición, parte expositiva y parte dispositiva. En este caso, no es una excepción y la estructura sigue el esquema establecido. Empezaremos por el título de la disposición que es el siguiente: “Proposición de ley, por iniciativa legislativa popular de medidas para la garantía de los derechos lingüísticos en el ámbito socioeconómico”. El título forma parte del texto y permite su identificación, interpretación y cita; asimismo, se componen de tres elementos: Identificación de la norma, nombre de la norma y fecha de publicación. La identificación de la norma en la presente sería “Proposición de ley, por iniciativa legislativa popular”. El nombre, que tiene como fin identificar la norma, sería “de medidas para la garantía de los derechos lingüísticos en el ámbito socioeconómico”, lo cual, en mi opinión, identifica con gran claridad objeto de la disposición. Respeto al número y a la fecha, el último de los elementos que compone el título, no aparece, el motivo de esto es que esta proposición de ley aun no fue aprobada por el Pleno. El siguiente elemento que se puede encontrar en una norma es el índice, que debe ir colocado después del título y siempre antes de la parte expositiva. La inclusión de un índice es potestativa y en este caso el legislador optó por no incorporarlo, decisión que me parece acertada, pues se trata de una norma que consta so de cuatro artículos, por lo que es una disposición especialmente breve. A continuación encontramos la parte expositiva, a cuál no debe titularse al tratarse de una proposición de ley, ya que únicamente se titulan, con la denominación de “exposición de motivos”, los proyectos de ley. A pesar del expuesto, sí está titulada, pues se encabeza la norma con la expresión “exposición de motivos”, lo cual me parece un error. La parte expositiva tiene como objeto explicar los motivos por los que se realiza la disposición, así como los aspectos más relevantes de la tramitación. En la presente, se elabora una amplia explicación de la motivación que dio lugar a la redacción de esta norma, aunque no se efectúa ninguna referencia a la tramitación. Pasando aparte dispositiva, esta está encabezada por el título de la norma, lo cual, desde el punto de vista de la técnica normativa, es un error, pues entre la parte expositiva y la parte dispositiva no debe incluirse el título de la disposición. En el relativo su estructura, su brevedad permite que con la inclusión de cuatro artículos sea suficiente para dividir la ley, prescindiendo así de otras unidades de división como son los libros, los títulos, los capítulos, las secciones y las subseccións. Los artículos deben ir numerados en cardinais arábigos, y este caso no es una excepción. Asimismo, todos los artículos deben llevar un título que indique concisamente el contenido o la materia a la que se refieren; en este caso, se optó por no si incluyesen, lo cual también es un error se tenemos en cuenta las recomendaciones para una correcta técnica normativa. En el relativo a los criterios de redacción que debe reunir un artículo, los cuatro artículos que componen la norma nos cumplen de forma exitosa, pues cada uno constituye una unidad de sentido completa, además, en cada artículo se recoge un tema, en cada párrafo un enunciado y en cada enunciado una idea. Asimismo, el artículo 1 debe subdivirse, para lo cual utiliza de forma correcta las letras minúsculas ordenadas alfabéticamente y prescindiendo de la “ch”. En el relativo a parte final, esta puede constar de disposiciones adicionales, transitorias, derrogatorias y últimas. En esta norma únicamente contamos con una disposición última. Esta disposición está redactada de forma incorrecta, pues utiliza la fórmula “a ley entrará en vigor al día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de Galicia”, siendo la expresión correcta “entrará en vigor el día siguiente al de su publicación”. A pesar de la incorrecta redacción, la idea que se transmite es posible, pues puede fijarse como referencia de la entrada en vigor a fecha de publicación cuando dicta norma deba entrar en vigor de forma inmediata. Otro de los elementos pertenecientes a parte dispositiva de las normas con los que puede contar una disposición son los anexos, pero en este caso no se consideró necesario su inclusión. En cuanto a los criterios lingüísticos generales que deben seguir las normas, en la presente a redacción es clara, sencilla y precisa, utilizando un lenguaje culto a la par que es accesible para la persona media. Los términos empleados no dejan margen para que se pueda dar lugar a confusión, se da una coherencia terminológica, se presenta una estructura gramatical correcta y, todo esto, guardando un decoro lingüístico sin incurrir en redundancias, reiteraciones o vulgarismos. En el relativo al informe de impacto de género, tal es cómo establece el artículo 7 del Decreto legislativo 2/2015, del 12 de febrero, por lo que se aprueba el texto refundido de las disposiciones legales de la Comunidad Autónoma de Galicia en materia de igualdad, es preceptiva su realización por el Servicio Gallego de Promoción de la Igualdad del Home y de la Mujer. A pesar del expuesto, en la presente iniciativa legislativa aun no se llegó la dicho trámite preceptivo, por lo que el citado informe aún no se realizó. En el relativo a la utilización de lenguaje no sexista e inclusiva, dicta norma cumple este requisito, así utiliza tenérmelos tales que “la clientela”, “gallegos y gallegas”, “consumidores y consumidoras”, “usuarios y usuarias”, etcétera. Para la realización de una buena cita en una ley, debe incluirse el título completo de la norma: tipo (completo), número y año (con los cuatro dígitos), fecha y nombre. En la presente se hace referencia a la “Ley 1/2010, del 11 de febrero”, la cual, habida cuenta la explicación que precede, no está formulada de forma correcta, pues debería incluirse el nombre de esta Ley. En la contra, la cita a la “Ley 2/2012, del 28 de marzo, gallega de protección general de las personas consumidoras y usuarias” sí que cumple los requisitos explicados. Estas reglas no son aplicables cuando se tratan de disposiciones internacionales o comunitarias, por lo que las citas a la “Carta Europea de Lenguas Regionales o Minorizadas” o a la “Declaración Universal de Derechos Lingüísticos” están correctamente formuladas. Por último, señalar que la utilización de siglas y abreviatura no es aconsejable, pues puede suponer una pérdida de transparencia, en este caso, en el último párrafo de la exposición de motivos se utiliza el término ILP para referirse la esta iniciativa legislativa popular, lo cual me parece un error, pues no es un término tan popularizado como para incluirlo en una disposición. Por todo el expuesto, puedo concluir que en general esta proposición de ley de iniciativa legislativa popular se ajusta a la técnica jurídica y normativa que disponen las resoluciones aprobadas al efecto, sin perjuicio de las observaciones y recomendaciones realizadas.

Añadir una opinion

Cubra los campos del formulario y presione en el botón enviar.

Los campos con * son obligatorios.

Últimas opiniones