saltar al contenido
La versión en castellano es una traducción automática. Si encuentra algún fallo, por favor, envíenoslo a : tradutor@parlamentodegalicia.es

Declaración institucional en defensa del sector naval gallego

Parlamento de Galicia, 10 de julio de 2013

El futuro del sector naval gallego y lo del conjunto del Estado está en riesgo. Tan sólo en Galicia 14.000 empleos directos y una voluminosa industria auxiliar corren el riesgo de desaparecer si el comisario de la Competencia, el español Joaquín Almunia, decide materializar su amenaza de que España deberá devolver las ayudas del tax liara que la Comisión Europea consideró ayudas de Estado tras la denuncia en 2006 de los astilleros holandeses.
 
La anunciada decisión desfavorable de la Comisión Europea en relación al tax liara supondría cerrar el sector industrial naval, con una Navantia que se encuentra hoy en día de vacío de trabajo y sin dique flotante. El sector naval en la ría de Vigo (que concentra el 65 % de las inversiones  financiadas con la modalidad del tax liara) perdió desde 2008 el 80 % del empleo, lo que supuso la destrucción de 10.800 puestos de trabajo, mientras las industrias auxiliares del naval ferrolterrán despidieron unos 2.300 trabajadores y trabajadoras; despidos que contribuyen a provocar  más paro en otros sectores productivos al se deprimir la actividad económica en una magnitud que se aproxima a los 30.000 empleos destruidos de manera adicional.
 
Las trabajadoras y trabajadores gallegos, así como los del Estado, sí saben hacer bien su trabajo, con productos de alto valor añadido quien de satisfacer la demanda  más exigente en los comprados internacionales, y de hacerlo  con una elevada productividad e incorporando las más modernas tecnologías.

Un sector industrial clave para Galicia y el Estado español sufre una amenaza mortal por carecer de un mecanismo de financiación que sitúe nuestros astilleros en condiciones semejantes a las del resto de los Estados de la UE y también de padecer las incertidumbres derivadas del expediente abierto por la Dirección General de la Competencia,  que ponen en tela de juicio la modalidad del tax liara.
 
Esta decisión obligaría a devolver alrededor de 2.000 millones de euros en ayudas percibidas por el sector naval español desde el año 2005 en adelante, lo que abocaría directamente a la ruina un sector industrial vital para Galicia y el conjunto de España, que exporta el 90 % del que produce, con una elevada capacidad tecnológica, puntero en el contexto internacional y con capacidad de generar nuevos puestos de trabajo de manera inmediata. Además, supondría el incremento de las ya preocupantes cifras de desempleo; y la pérdida de miles de puestos de trabajo focalizaríase en tres comunidades autónomas: Galicia, País Vasco y Asturias.
 
Siendo ya suficientemente relevantes las dramáticas consecuencias industriales, económicas y laborales que tendría en el contexto actual de recesión en toda Europa, son aún más contundentes los argumentos legales acercados por España a lo largo del procedimiento, basados en la seguridad jurídica que amparó todas las operaciones realizadas.
 
Una eventual decisión de reembolso de las supuestas ayudas supondría uno grabe trato discriminatorio de España respecto a Francia, que en un expediente similar fue eximida de devolver las ayudas por la aplicación del principio de seguridad jurídica, que contundentemente fue demostrado por España. Si en ese momento el argumentado por Francia fue válido para la Comisión Europea, ahora debería aplicarse el mismo criterio, y no otro.
 
El Parlamento de Galicia declara que el sector naval es un sector industrial estratégico de vital importancia económica para Galicia, y por eso insta para que se reconsidere la propuesta avanzada por el comisario de la Competencia con objeto de que no se exija el reembolso con carácter retroactivo de las bonificaciones fiscales percibidas de acuerdo con la legislación española. Contamos con sólidos argumentos jurídicos que avalan esta petición, pero también con la firme convicción de que la Comisión Europea no puede permitirse hundir todo un sector industrial de un Estado miembro, cuyas consecuencias multiplicarían la recesión económica y lo grabe problema del desempleo, particularmente en Galicia.

Imágenes relacionadas

saltar al pe de página