saltar al contenido
La versión en castellano es una traducción automática. Si encuentra algún fallo, por favor, envíenoslo a : tradutor@parlamentodegalicia.es

Santalices, en la Ofrenda al Apóstol: “debemos seguir prestando atención, con más intensidad se cabe, a las personas y sus necesidades”

 

• “Sirva esta invocación para renovar el mejor de nuestras tradiciones y compartir contigo, señor Santiago, preocupaciones, anhelos y esperanzas, pero plenamente consciente de que es a la sociedad y a los responsables públicos la quien nos corresponde afrontar los problemas cotidianos”, afirmó el delegado regio

• Encargo a todos los enfermos, con una mención especial a los enfermos mentales y a sus familias, y también a las personas con algún tipo de discapacidad
 
• Reivindica “la política que procure el entendimiento y se aleje de cualquier tentación excluyente o totalitaria”, siempre “desde una honradez y moral intachables”

Santiago, 25 de julio de 2016. “Los que tenemos responsabilidades políticas en Galicia, en España y en Europa debemos seguir prestando atención, con más intensidad se cabe, a las personas y a sus necesidades; estar más presentes en la calle para ponernos en el lugar de los que viven marginados. También así haríamos frente al euroescepticismo que tanto nos ocupa y preocupa. Porque una Europa más social será más Europa y más querida por todos”. Son palabras del presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices, que hoy ejerció como delegado regio en la presentación de la Ofrenda Nacional al Apóstol en la Catedral de Santiago.
 
En la Ofrenda, instaurada por Felipe IV en 1643, el presidente del Parlamento de Galicia señaló que “lejos de eludir responsabilidades, quiero comenzar reconociendo los errores cometidos y pidiendo disculpas por ellos”. “Sirva esta invocación –agregó– para renovar el mejor de nuestras tradiciones y compartir contigo, señor Santiago, preocupaciones, anhelos y esperanzas, pero plenamente consciente de que es a la sociedad y a los responsables públicos la quien nos corresponde afrontar los problemas cotidianos”.
 
Vigencia del Camino de Santiago
 
Apuntó la plena vigencia del Camino de Santiago, “memoria histórica de una Europa que se sigue construyendo día a día, pese la puntuales altibajos”,  y que mantiene intacta su “capacidad inspiradora para te eres véselo continente, esta Europa a veces huérfana y, a la vez, necesitada de referentes aglutinadores”.
 
El delegado regio recordó a todas las personas que padecen “injusticias, persecución y tiranías limitadoras de los derechos humanos” y alzó su voz frente a las “situación crudelísima del terrorismo y de las guerras, la mayoría libradas entre hermanos, produciendo daños, muertes, desolación y forzadas migraciones”. Recordó en este punto las frecuentes denuncias del Papa Francisco, “cuyo liderazgo moral traspasa creencias y fronteras”.
 
Víctimas de la crisis
 
“En nuestro país merecen especial atención las personas mayores, que nos dieron su vida y construyeron para nosotros un futuro mejor que su presente; las mujeres maltratadas, víctimas del miedo y del silencio; los que perdieron su trabajo y su vivienda castigados por una situación económica devastadora; los chicos y chicas que dedican años de esfuerzo  la una formación que no siempre se traduce en una inserción laboral acorde con sus expectativas; y los emigrantes, especialmente los de edad avanzadilla o los que residen en países con mayores dificultades que las nuestras”, agregó Santalices.

El delegado regio también encomendó al Apóstol Santiago “a todos los enfermos, para que podamos seguir atendiendo sus necesidades, dudas y peticiones, pues es cuando la enfermedad se acerca a nuestra vida cuando más indefensos y vulnerables nos sentimos”. Hizo una mención especial a los enfermos mentales y a sus familias, “en ocasiones, damnificados de la incomprensión”; y también a las personas que padecen algún tipo de discapacidad.
 
Se refirió, del mismo modo, a los profesionales sanitarios, “mis compañeros, que ejercen su trabajo con responsabilidad, dedicación y vocación, en uno de los sectores más sensibles de la sociedad, convirtiendo nuestro sistema sanitario en referencia de calidad y atención”; y también al personal docente y del resto de los servicios públicos, “siempre merecedor de respeto y reconocimiento por una labor esencial”; y a todas las personas que velan por nuestra seguridad y bienestar”.
 
El oferente pidió “acierto para los que legislamos y para  los que asumen la responsabilidad de gobernar” para hacerlo “en la mejor concordia y sabiduría, procurando el bien común, mejorando las deficientes situaciones políticas y sociales. Y todo eso desde una honradez y moral intachables”.
 
Procurar el entendimiento
 
En su condición de presidente del Parlamento de Galicia, Santalices Vieira reivindicó “la política con mayúsculas, pero también rechazar con contundencia cualquier comportamiento indebido. Reclamo a política hecha por las personas y para las personas; la política que procure el entendimiento y se aleje de cualquier tentación excluyente o totalitaria”.
 
Tuvo también presente el oferente el Rei Felipe VI y su familia, para los que invocó la protección del Apóstol, al tiempo que hizo votos por un “reinado fecundo, en el que la prosperidad llegue a todos los hogares”.
 
Tres años después del accidente ferroviario de Angrois, el delegado regio recordó las víctimas y sus familias, y dejó testimonio de agradecimiento para todas las personas que participaron, luego, en el dispositivo de emergencia y asistencial.
 
La lengua gallega, un tesoro
 
Coincidiendo con el primero centenario del creación de las Irmandades da Fala, “en la que participaron muchos galleguistas cristianos”, Santalices Vieira hizo votos para “que la Iglesia Gallega –clero y laicos–, en comunión con la Iglesia universal, mantenga la acentúe su sensibilidad respeto al idioma y la cultura que nos  identifican como pueblo”.
 
En una intervención bilingüe, “orgulloso de mi tierra y de sus gentes”, Santalices definió la lengua gallega como un “tesoro”, “un sentimiento que forma parte de todos los gallegos y gallegas”.  “ES la lengua de un pueblo forjado  con madera, piedra y hierro, pero también con versos, lienzos y ciceis”, dijo.
 
El delegado regio homenajeó a “Galicia plural, abierta, espiritual, hermosa y cariñosa; a Galicia universal”. Admitió, para finalizar la Ofrenda al Apóstol, que “es mucho lo que pido y poco lo que somos quien de ofrecer. Pero, con buena voluntad, y tu ayuda, todo es posible”.
 
 
 
 
 

Saludos,
Gabinete de Comunicación del Parlamento de Galicia.
 

Imágenes relacionadas

saltar al pe de página